El pilote prefabricado es una técnica de cimentación profunda que se enmarca dentro del grupo denominado como pilotes de desplazamiento. Su ejecución se realiza mediante la hinca en el terreno de elementos prefabricados de concreto de sección cuadrada, aplicando impactos de energía controlada.

Usos frecuentes y aplicaciones

Se utilizan para todo tipo de construcciones, especialmente en suelos difíciles
Muy adecuados para zonas donde las condiciones del suelo varían mucho, ya que se hincan hasta alcanzar una resistencia predeterminada
Es una buena elección de cimentación cuando hay capas muy gruesas de suelo blando y/o un nivel freático alto que podría complicar la instalación de un pilote in situ tradicional
Los pilotes de secciones menores son utilizados para: cimentaciones de viviendas y edificios ligeros y naves de altura libre limitada
Los pilotes de secciones medias son utilizados para: cimentaciones de nuevas edificaciones, obras de Infraestructura, losas de cimentación y plataformas de transferencia de cargas y en pantallas en combinación con anclajes
Los pilotes de gran tamaño son utilizados para: turbinas eólicas, cimentaciones de puentes y muelles así como construcción marítima

Proceso de ejecución

En función de la longitud necesaria de los pilotes, existe la posibilidad de colocar uniones entre los diferentes tramos del pilote mediante juntas metálicas, lo que permite ejecutar pilotes sin limitación de longitud. El mecanismo de bloqueo patentado de la junta asegura que ésta permanezca intacta durante la hinca del pilote. Estas juntas son fabricadas de acuerdo a la Norma UNE-12794.

Los pilotes hincados pueden fabricarse de madera, concreto prefabricado, perfiles de acero, tablestacas o pilotes de tuberías. En algunos casos, puede ser necesario realizar una preperforación en el suelo denso para que el pilote pueda llegar a la profundidad de diseño. Pueden instalarse en un tramo o ensamblados para pilotes más profundos.

Los pilotes tipo Keller se fabrican en secciones de concreto con resistencia entre 35 y 50 MPa a la compresión simple, además de utilizar un cemento sulforesistente, apto para su empleo en cualquier tipo de ambiente y dispone de marcado CE para productos prefabricados de concreto: pilotes de desplazamiento, de acuerdo a la UNE-12794.

Keller Cimentaciones tiene acceso a una vasta selección de secciones de pilotes para garantizar una solución de diseño óptima y puede aprovechar su amplia experiencia y sus recursos para garantizar una ejecución exitosa del proyecto.

Para la hinca de pilotes Keller utiliza los más modernos equipos. Entre los equipos de mayor eficiencia y productividad contamos con equipos JUNTTAN PM 25, dotados con martillos hidráulicos y masa variable de entre 5 y 7 toneladas de la serie SHK de última generación, 10 dB más silenciosos y 15% más productivos.

Para ofrecer a sus clientes una optimización de costes, Keller dispone de 2 plantas de fabricación, ambas acreditadas para productos prefabricados de concreto: pilotes de desplazamiento, de acuerdo a la Norma UNE-12794.

Keller pone a disposición de sus clientes un servicio integral de ingeniería para el diseño, planificación de obra y selección de los equipos de ejecución, con el propósito de ofrecer soluciones óptimas.

Ventajas

Muy utilizados y adecuados para la mayoría de las condiciones de suelo
Amplia gama de secciones de pilotes
Los pilotes se prefabrican de acuerdo a los estándares de fábrica, la longitud requerida y la conformidad estándar
Se pueden instalar los pilotes hasta profundidades importantes de más de 60 m
No genera desperdicios por lo que en general es la solución de cimentación profunda más rentable para sitios contaminados o abandonados
Instalación inmune a las aguas subterráneas
Es posible comenzar a construir rápidamente con posterioridad

Garantía de calidad

El control de la penetración durante la fase de hinca es esencial para garantizar el correcto funcionamiento del pilote. Por ello, todos los equipos de Keller están dotados de la tecnología necesaria para un control automatizado de la hinca. De esta manera, sobre todos los pilotes tipo Keller, se realiza un control del golpeo o penetración de rechazo que experimenta el pilote, para asegurar la obtención de la capacidad de craga requerida.

Disponemos de un sistema de control mediante el Analizador Electrónico de Hinca, que actúa como una prueba dinámica de carga (Dynamic Load Test), y permite comprobar la resistencia por fuste y  punta del pilote, la integridad estructural y las tensiones durante la hinca, conforme a la Norma ASTMD 4945.

También disponemos de los medios para la realización de pruebas estáticas de carga, que permiten obtener el comportamiento real de los pilotes en el terreno, sometiéndolos a cargas superiores a las de servicio conforme a la Norma ASTMD1143.

Además, en la fabricación de los pilotes tipo Keller se realiza un control total de trazabilidad de los materiales empleados.