La técnica de mejora del terreno mediante Drenes Sísmicos (Earthquake Drains, EQD) es un método muy eficiente que minimiza los daños producidos por un sismo, como son: fallos de capacidad de carga, asentamientos generados durante y después del sismo y el riesgo de licuación. 

Usos frecuentes y aplicaciones

Mitigar la licuación
Reducir el asiento sísmico
Aumentar la estabilidad de los taludes
Reducir la aceleración horizontal inducida por terremotos
Acelerar la consolidación de los suelos cohesivos
Combinados con otras técnicas de mejora de terreno, pueden aplicarse a grandes superficies, depósitos, puertos y rellenos hidráulicos

Proceso de ejecución

Los drenes consisten en tuberías corrugadas y perforadas envueltas en una tela filtrante especial no tejida de polipropileno. Los drenes tiene un diámetro de 7 a 10 cm y se ejecutan hasta 30 m de profundidad.

Los EQD se introducen en el terreno con una sarta vibradora que consta de una tubería con tres aletas equidistantes para transmitir las vibraciones al terreno adyacente. Las vibraciones provocan la densificación de los suelos granulares y ayudan a mitigar la licuación.

Se introduce el dren sísmico en la tubería y se hinca esta tubería en el terreno hasta la profundidad de diseño con el dren en su interior. A continuación se retira la tubería de instalación mediante vibración permaneciendo el dren fijado al suelo a través de una placa de anclaje.

La tubería de drenaje está envuelta con un geotextil (elegido por sus propiedades filtrantes) que permite el libre acceso del agua intersticial al tubo a la vez que evita que penetren las partículas finas de los suelos adyacentes. El geotextil de recubrimiento es muy resistente y capaz de soportar la manipulación y el desgaste que se produce al instalarlo.

En aquellos casos en que la capacidad de carga del terreno no condiciona el diseño, los EQ drains son una de las soluciones de mejora del terreno más económicas para reducir el riesgo de licuefacción y reducir o minimizar los asentamientos inducidos por un sismo.

En casos donde la capacidad de carga condiciona el diseño se pueden emplear los sistemas tradicionales para la densificación del terreno, tales como Vibrosustitución, Vibrocompactación, Compactación Dinámica, etc., en combinación con EQD .

Ventajas

Permite utilizar cimentaciones poco profundas para sostener estructuras sobre suelos licuables
Es eficiente y rentable en comparación con otras técnicas de mitigación de la licuación
Puede utilizarse en combinación con otras técnicas de mejora del terreno
En la mayoría de los casos es posible comenzar los trabajos de construcción inmediatamente tras la mejora del terreno
No genera desperdicios

Garantía de calidad

Keller tiene una amplia experiencia en el diseño y la construcción de esta técnica, especialmente en América del Norte, donde Hayward Baker ha diseñado e instalado millones de metros de drenajes sísmicos (EQD).