El Soil Nailing es una técnica de contención y refuerzo del suelo diseñada tanto para trabajos permanentes como provisionales. Se realiza a medida que avanza la excavación, de arriba abajo.

Utiliza elementos inyectados de acero resistentes a la tensión (bulones) para reforzar suelos in situ y crear un muro de contención por gravedad con el objeto de soportar una excavación temporal o permanente.

Soil nailing

Usos frecuentes y aplicaciones

Estructuras de contención (cortes verticales o casi verticales, emboquilles de túneles, estribos o confinamientos de túneles)
Reparación y construcción de estructuras existentes (muros de mampostería, muros anclados, muros de tierra armada)
Estabilización de taludes (cosido de macizos rocosos, estabilización de suelos inestables)

Proceso de ejecución

El primer paso es la perforación de los taladros en los que se colocarán posteriormente los bulones pasivos, normalmente subhorizontales, que trabajan bajo esfuerzos de tensión por adherencia y por resistencia cortante. Un bulón es un anclaje pasivo, ejecutado mediante una perforación en el suelo, introducción de una barra de acero dentro de la misma e inyección con lechada de cemento del espacio anular entre ambos.

La excavación se cubre con concreto proyectado que tiene la misión de proteger al mallazo (armadura) frente a la corrosión, ayudar en el reparto de cargas e impedir la caída de tierra entre los puntos de anclaje.  La capa (piel) de concreto lanzado (gunita) se refuerza con un mallazo de acero para repartir las cargas de forma uniforme en toda la superficie. El conjunto mallazo concreto lanzado, aunque recoge la carga del talud, carece de estabilidad por sí mismo, razón por la cual se ejecutan los bulones, que transfieren la carga del mallazo al terreno.

El bulón se fija al concreto proyectado mediante su cabeza, una pieza constituida por una placa de reparto de acero que se apoya en el concreto y una tuerca de tesado que transmite la carga del concreto a la barra de acero.

La profundidad del bulón debe ser suficiente para transmitir la carga a un estrato competente. La instalación de mallas de protección en el talud sirve para aminorar y disminuir el tamaño del material de arrastre  y controlar la erosión superficial.

El restringido tamaño del equipo utilizado facilita los trabajos en zonas de accesos difíciles. Incluso es posible la ejecución de trabajos en laderas o muros de contención existentes, realizando dichos trabajos desde plataformas de trabajo suspendidas por una grúa.

En esta técnica se presta especialmente atención al drenaje, tanto superficial (en cuneta de coronación y talud) como al profundo (mediante drenes californianos).

Ventajas

El equipo es lo suficientemente pequeño para utilizarse en áreas con acceso limitado
Se utiliza tanto en suelos de grano fino de alta consistencia, como en suelos granulares densos, roca meteorizada sin planos de debilidad e incluso en suelos glaciares
Es una solución rápida y rentable para el soporte de una excavación
Se puede instalar desde plataformas de trabajo suspendidas de grúas telescópicas en el caso de taludes verticales o muros existentes
Permite que la excavación comience al mismo tiempo que el sistema de Soil Nailing

Garantía de calidad

Keller Cimentaciones ha instalado y desarrollado técnicas de soil nailing durante varios años. Utilizamos equipos especializados y personal con experiencia a la vez aplicamos medidas de control de calidad muy estrictas para garantizar resultados uniformes y consistentes.